Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Diferencia entre folletos y catálogos publicitarios

A la hora de dar a conocer nuestros productos o servicios es necesario elegir la manera más correcta de hacerlo. Los medios más habituales para darse a conocer son a través de un cartel publicitario, por medio de un folleto o a través de un catálogo.

En este artículo nos vamos a centrar en los dos últimos y en sus principales diferencias, para poder elegir correctamente uno u otro a la hora de crear una campaña publicitaria. ¿Cuál elijo para resaltar un producto concreto? ¿Con cuál de los dos llego a más gente?

DIFERENCIA CLAVE ENTRE FOLLETOS Y CATÁLOGOS

folletos

La principal característica que los diferencia es el tamaño. Un folleto es un documento impreso breve, que habitualmente consta de una página plegada, y que destaca un producto o servicio muy concreto de manera muy visual, cuyo objetivo es captar nuevos clientes a través de llamar la atención.

Un catálogo es un listado de productos o servicios que ofrece nuestra empresa, donde detallamos las principales características, y cuyo objetivo es informar o vender. Debido a esto, su tamaño será mucho más extenso que el de un folleto.

DIFERENCIA DE CONTENIDO

catalogos2

Los folletos actúan como llamada de atención ante posibles compradores. Es una forma de informar de manera breve y concisa a los lectores sobre un producto o servicio a destacar de nuestra empresa. Suelen incorporar fotos espectaculares y atractivas para atraer las miradas y una frase muy concreta para tratar de inducir a la compra.

Por otro lado, los catálogos ofrecen a los lectores una información completa sobre cada producto o servicio de mi empresa. Suelen incluir una imagen del producto, una descripción breve y persuasiva explicando los puntos más destacados del artículo y el precio.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

catalogos

Normalmente los folletos suelen ir dirigidos a un grupo determinado de personas (solo para hombres, infantiles, para trabajadores de un sector concreto… ) y así hacer más efectivo su impacto. El diseño es la prioridad.

Un catálogo va dirigido al público en general, no quiere llamar la atención sobre un producto concreto sino dar a conocer un listado de productos y proporcionar información básica sobre ellos.

Pongamos el caso de una empresa de nueva creación que se quiere dar a conocer. Tendrá que utilizar una gran cantidad de imágenes llamativas con el fin de animar a la gente a coger su folleto. Cuando ya haya creado una serie de público, es el momento de centrarse en dar a conocer el listado de sus productos, puesto que ya conocen la empresa.

LLAMADA A LA ACCIÓN

Es importante definir los objetivos a la hora de diseñar un folleto o un catálogo para crear una campaña publicitaria exitosa, ya que unos y otros tienden a exigir distintas reacciones en los lectores. Los folletos reclaman una acción concreta: compra, visita nuestra web, llámanos… Mientras que un catálogo será donde aterrizarán los clientes a consecuencia de esas órdenes directas.

Como conclusión, ambas formas de publicidad son esenciales, cada una en su momento. Los folletos son esenciales para dar a conocer empresas y productos, con la introducción de los catálogos en la siguiente fase de comercialización.

Un comentario

  1. Muy interesante este artículo, cobre todo para los que trabajamos en este sector, ya que muchos de nuestros clientes no tienen muy clara la diferencia entre estos dos formatos de publicidad para su empresa. Muy bien explicado cuándo y por qué utilizar cada uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *